Acción Urgente: Jhonatan Vargas

jhonatanespaniolPor Justapaz, socio de CCM Colombia:

(To read in English)

A favor del objetor de conciencia Jhonatan Vargas, estudiante y líder juvenil de la Iglesia Cristiana Cuadrangular Central de Barrancabermeja, Santander, detenido el 4 de septiembre del 2014.  

Acuérdense de los presos, como si también ustedes estuvieran presos con ellos. Piensen en los que han sido maltratados, ya que ustedes también pueden pasar por lo mismo. (Hebreos 13:3)

Apreciadas hermanas y hermanos,

Solicitamos su acción solidaria a favor del joven objetor de conciencia Jhonatan David Vargas Becerra quien fue detenido por la Policía Nacional el 4 de septiembre de 2014 en la ciudad de Barrancabermeja, Santander.

Jhonatan fue reclutado por el Ejército Nacional en contra de su voluntad el 16 de marzo de 2013 y trasladado al Batallón 28 ASCP Bochica en Puerto Carreño, Vichada. Jhonatan siempre ha manifestado que sus convicciones religiosas le impiden ejercer la violencia, pertenecer a grupos armados y por lo tanto se negó a prestar el servicio militar obligatorio[1]  y nunca juró bandera. 

El 14 de junio de 2013 Jhonatan y otros jóvenes que estaban en el batallón recibieron un permiso para viajar a sus casas para unos días de descanso. Jhonatan tomó la decisión de no regresar al batallón como única alternativa para garantizar su derecho a la objeción de conciencia.

Durante más de un año Jhonatan adelantó acciones jurídicas buscando garantizar su derecho a la objeción de conciencia y su caso ha sido seleccionado por la Corte Constitucional para revisión. Pese a esto el 29 de agosto de 2014 instancias militares le informan a Jhonatan que lo consideran desertor y que han iniciado un proceso penal militar en su contra.

El 4 de septiembre de 2014 sobre las 8:30 de la noche saliendo de la Universidad Industrial de Santander,  Jhonatan y otros jóvenes fueron abordados por la policía en un retén donde les solicitaron sus documentos de identificación. Al verificar la cédula de Jhonatan en el sistema aparecía una orden de captura por lo cual lo retuvieron y trasladaron a la estación de policía Las Granjas en Barrancabermeja. El día siguiente lo trasladaron al Batallón Nueva Granada y tendrá que comparecer ante el Juez Penal Militar que lleva su caso.

Pedidos:

1. Compartan esta información con sus organizaciones y congregaciones y oren por este joven y su familia. En las redes sociales usen #liberenajhonatan y/o #freejhonatan

2. Escriban un correo a la Dirección de Reclutamiento y Control de Reservas del Ejército Nacional pidiendo que dejen en libertad a Jhonatan y que definan su situación militar garantizando su derecho fundamental a la objeción de conciencia. Correo-modelo en inglés y español al final.

3. Copien el correo a: la Jefatura de Derechos Humanos y DIH del Ejército Nacional, Batallón Nueva Granada, Fiscalía 22 Penal Militar, Defensoría del Pueblo, Procuraduría, Embajada de su país en Colombia y Justapaz. 

De antemano agradecemos el apoyo de cada una y cada uno de ustedes.

Fraternalmente,

JUSTAPAZ, Organización de la Iglesia Menonita de Colombia

Comisión de Paz del Consejo Evangélico de Colombia

 

Correo Modelo

Para: atencionalusuario@reclutamiento.mil.co

CC: ddhhydih@ejercito.mil.co, fiscalia22pm@ejercito.mil.co,fuerzasmilitares@procuraduria.gov.co, magdalena@defensoria.gov.co,justapaz@justapaz.org

Señor

Juan Carlos Mejía Gutiérrez

Director de Reclutamiento y Control de Reservas

Bogotá

Cordial saludo.

Les dirigimos esta carta para manifestar nuestra preocupación por el joven Jhonatan David Vargas Becerra, líder juvenil de la Iglesia Cristiana Cuadrangular Central de Barrancabermeja, Santander quien fue detenido la noche del 4 de septiembre de 2014.

Jhonatan fue reclutado por el Ejército Nacional en contra de su voluntad el 16 de marzo de 2013 y trasladado al Batallón 28 ASCP Bochica en Puerto Carreño, Vichada. Jhonatan siempre ha manifestado que sus convicciones religiosas le impiden ejercer la violencia, pertenecer a grupos armados y por lo tanto se negó a prestar el servicio militar obligatorio  y nunca juró bandera. 

Sabemos que Jhonatan cumple con las condiciones anotadas por la Corte Constitucional de Colombia en la Sentencia C-728 de 2009 para invocar el derecho fundamental a la objeción de conciencia al servicio militar obligatorio. Ha iniciado sus estudios religiosos y universitarios y ha mantenido una actitud de rechazo a la violencia y cualquiera de sus manifestaciones, como lo ha certificado la superiora Pastora General Abigail Mlacker y personas de su comunidad eclesial; así mismo, sus familiares dan cuenta de que sus convicciones  son profundas, fijas y sinceras.

Por estas razones queremos manifestar nuestro apoyo a Jonathan David Vargas Becerra y a su familia y les pedimos muy comedidamente que:

1. Se proteja y reconozca los derechos fundamentales a la objeción de conciencia al servicio militar obligatorio tal como lo establece la Sentencia C-728 de 2009, a la libertad de conciencia y libertad religiosa y de cultos tal como lo establece la Constitución Política de Colombia en sus artículos 18 y 19.

2. Que dejen en libertad a Jhonatan y que definan su situación militar garantizando su derecho fundamental a la objeción de conciencia.                                                

Cordialmente,

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Ay Madre, ¿Acabas de dejar a tus niños?

Foto por Jonathan McIntosh, Creative Commons License

Foto por Jonathan McIntosh, Creative Commons License

English

Por Nancy Sabas, Coordinadora de Enlaces con CCM Guatemala y El Salvador. 

Recuerdo mis días de infancia creciendo en Honduras y escuchando a mi madre lanzando la idea de migrar y trabajar en Estados Unidos cada vez que se sentía desesperada e incapaz de pagar las cuentas, siguiendo el ejemplo de sus hermanas. Mi mamá, una mujer Nicaragüense, empezó a trabajar cuando tenía 12 años para apoyar a su familia y abandonó la escuela al llegar al séptimo grado.

Cuando cumplió 18, se mudó a Honduras donde conoció a mi papá: un negociante Palestino sin educación formal, una personalidad muy fuerte y criado bajo la creencia de que ir a la escuela es una pérdida de tiempo, especialmente para las mujeres. Después de mucha presión e insistencia, mi mamá logró negociar con mi papá para que mis hermanos y yo recibiéramos educación en uno de los colegios más bajos del área.

La educación básica de mi mamá no le daba acceso a un trabajo en Honduras que pudiera proveer lo suficiente para criar a 4 hijos en un ambiente seguro, así que ella constantemente coqueteaba con la idea de migrar a los Estados Unidos y encontrar un trabajo que le permitiera proveernos mejor educación y una condición más segura lejos de mi papá.

Me recuerdo a mí misma con 7 años, rogando de rodillas y llorando cuando ví las maletas de mi mamá en la puerta pidiéndole que me llevara también. Ella dijo que no tenía nada que ofrecerme, a lo que yo le respondí que no me importaría vivir debajo del puente (un área de extrema pobreza en Tegucigalpa) mientras que yo estuviera con ella. Ahora que tengo 27, sé que realmente lo dije con toda seriedad.

Ella no se fue, pero yo soy una excepción entre los miles de niños centroamericanos con familias desintegradas debido al fenómeno de la migración.

Hace unas semanas, hospedamos a un grupo de jóvenes participantes de la Iglesia reformada de Michigan, EEUU. El tour se enfocaba en la problemática de la migración y las causas de raíz que empujan a las personas a dejar sus países y emprender un viaje altamente peligroso hacia el Norte.

La ruta que lleva a los EEUU trae consigo muchas víctimas de asaltos, tráfico de personas, secuestros, asesinatos y terribles accidentes. Una de las actividades que planeamos para el grupo consistía en visitar un albergue para migrantes en Tapachula, México llamado ¨El buen Pastor¨. Ellos atienden a migrantes temporalmente y les ayudan con atención médica, especialmente para aquellos que han sido víctimas de ataques por asaltantes o carteles de droga, o que han perdido un miembro de su cuerpo después de haber montado la ¨Bestia¨- un tren de carga que toman los migrantes Centroamericanos para viajar del sur al norte de México.

Durante la conversación que tuvimos con el staff del albergue, uno de ellos mencionó el hecho de que estaban esperando recibir durante los próximos dos días a una mujer con su bebé de 2 años quienes acababan de tener un accidente cayéndose de la Bestia, en el que ella perdió su pierna y su bebé el brazo.

Tengo que admitir que el sentimiento que experimenté después del horror, fue ira. Sentí ira ante la salvaje y sádica estructura que obliga a las personas a huir de sus países de origen y destruir sus familias. Ellos tienen que tomar todo tipo de riesgos para tener acceso a las sobras de una vida con dignidad en EEUU.

Es fácil sentirse tentado a hacer apresuradas conclusiones distraídos con la punta del iceberg y sin entender a plenitud las razones de por qué las personas están forzadas a abandonar sus países y están dispuestos a tomar un viaje que pone en riesgo sus vidas.

Las causas que llevaron a los 52,000 niños el año pasado a huir de Honduras, Guatemala y El salvador son muy complejas. En resumen, estos 3 países –llamados ahora el epicentro de las maras- están contaminados con corrupción, impunidad, tráfico de drogas, violencia urbana, desempleo y un sistema policiaco que ha sido asociado con las operaciones del crimen organizado.

Estos tres países también enfrentan seria inequidad en la distribución de la riqueza, cayendo más sobre el modelo de una ¨Oligarquía¨ que sobre una democracia auténtica. Las personas se quedan con el sentimiento de que no hay un lugar seguro donde avocarse y se sienten desesperanzados con la idea de emprender una iniciativa de negocio que pueda competir con las enormes cadenas de franquicias transnacionales. Por otro lado, muchos emprendedores se vuelven victimas de extorsiones y son incapaces de pagar los altos ¨impuestos de guerra¨ a las maras.

El gobierno de Estados Unidos está direccionando casi 4 billones de dólares para fortalecer la seguridad en la frontera y refuerzos para la inmigración, las cuales son acciones que no tendrán un impacto directo en las causas estructurales. Es muy improbable que detengan a Hondureños, Salvadoreños y Guatemaltecos huyendo de sus países a pesar las crecientes amenazas y abusos en sus viajes hacia el Norte.

Ignoro las condiciones específicas que llevaron a esa mujer a montarse sobre el tren con su bebé de 2 años y también ignoro las historias por separado de por qué estos 52,000 menores buscaban llegar al Norte. Solo sé que nuestras voces deben de ser escuchadas para incidir por un trato más justo y compasivo a nuestros hermanos y hermanas de Centroamérica que logran llegar a los Estados Unidos, y por una respuesta dentro de los países Centroamericanos que incluya soluciones a largo plazo para enfrentar las causas de raíz en cuanto a la migración.

ACCION:

  • Envía una carta a los miembros de tu Congreso y al Presidente Obama urgiéndoles asegurarse que la respuesta del Gobierno de los Estados Unidos a los migrantes Centroamericanos que cruzan la frontera sea compasiva y humana, y que cualquier fondo direccionado a los gobiernos de Centroamérica esté enfocado en encontrar soluciones que ataquen las causas de raíz que provocan la migración.
Posted in Uncategorized | Leave a comment

Colombia: elecciones y emoción

10464081_10152447302127040_1186442718619122289_n

English

Por Anna Vogt, CCM Colombia y Justapaz: thellamadiaries.wordpress.com

Conversaciones en Bogotá van entre emoción y preocupación.  La Copa Mundial empieza hoy; esa es la primera vez en 16 años que Colombia jugará y camisas y álbumes están de venta en cada esquina en la calle. Estamos armando un televisor en la oficina y planeando reuniones arreadores de los partidos.  El primer partido de Colombia es el sábado y ya hemos hecho los apuestos.

Más preocupante es la segunda vuelta el domingo; esa es la primera vez en los cincuenta años del conflicto armado en que se ve posible un acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC. Las elecciones decidirán si los diálogos seguirán, como es la postura del presidente Juan Manuel Santos, o si Colombia vivirá un retorno de la política de seguridad democrática, ósea “ganar” el conflicto usando solamente la fuerza armado, como es la postura de Oscar Iván Zuluaga. Volantes llenan las calles y los dos candidatos se gritan en programas públicos.

En las encuestas, los dos candidatos son casi iguales y muchas organizaciones están legítimamente preocupadas por el retorno a las políticas de solamente conflicto, incluyendo las tácticas de guerra sucia que eran comunes durante los años de Uribe. Al mismo tiempo, las políticas económicas del Santo han dado lugar a la marginación del sector campesino y muchos consideran que el país está siendo vendido a corporaciones multinacionales. Violaciones de los derechos humanos también han continuado. La mayoría de la población esta tan frustrada por la falta de opciones y debate público que no votarán en estas elecciones muy importantes.

Sin embargo, es ahora cuando las acciones de los y las ciudadanos/as son más necesarias para crear un cambio duradero en el medio de la retórica. Jenny Neme, directora de Justapaz, expresa bien los retos y las posibilidades que este período de tiempo tiene para los colombianos en su editorial de nuestro programa radial.

La actual dinámica electoral ha generado grandes desencantos en la ciudadanía colombiana. La primera vuelta de las elecciones a la presidencia y sus resultados muestran un panorama incierto que va a resolverse el próximo 15 de junio en una segunda vuelta electoral.  Y el desencanto no solo tiene que ver con la forma cómo se han desarrollado las campañas: escasas de propuestas, falta de debate y una guerra sucia entre los candidatos con mayores opciones de ganar. También tiene que ver con  una gran incertidumbre sobre el futuro mismo de Colombia y la posibilidad de una transformación real hacia escenarios de paz y reconciliación.

Está colgando de un hilo lo que hoy estamos considerando una oportunidad histórica de terminar con un conflicto armado de larga duración y que se ha enraizado en todas las dinámicas sociales, económicas y políticas del país. Hoy difícilmente cualquier colombiano puede decir que conoce lo que es vivir en paz, somos generaciones que hemos sido obligadas a vivir en contextos de guerra y no conocemos algo diferente. Pero eso no quiere decir que no anhelemos la paz. Desde hace décadas, movimientos sociales y personas del común soñamos y reclamamos la paz.

En la campaña para la segunda vuelta a las elecciones presidenciales que se ha gestado desde el pasado 25 de mayo, el tema que ha definido la controversia entre los dos candidatos, -no el debate- ha sido el tema de la paz. Una tendencia tiene que ver con dar continuidad al proceso de negociación entre el gobierno y las farc y ahora la iniciación del proceso con el ELN en donde la refrendación y la implementación requerirá de una alta participación de la ciudadanía desde los territorios y la creación de las condiciones hacia una reconciliación nacional reivindicando los derechos de las víctimas.  Por otro lado está la tendencia de invalidar el actual proceso entre el gobierno y las farc y no reconocer los avances en la construcción de acuerdos y por el contrario considerar nuevamente la estrategia de fortalecimiento militar para combatir el terrorismo.

Estas dos tendencias tan distintas tienen polarizados a los votantes. A esto se suma el gran escepticismo que tiene la ciudadanía frente a la continuidad de la politiquería, la corrupción, el clientelismo y que desaniman a las personas a salir a votar, pues se mantiene la idea que estas prácticas continuarán.

No es fácil el momento que vive Colombia. A pesar de la alta polarización es necesario animarnos a salir a votar el próximo domingo. Quizá a diferencia de otras épocas, éste es un momento histórico que puede abrir o cerrar puertas a las transformaciones que se pueden generar en el país en el futuro próximo.

Sea cual fuere el candidato que llegue a la presidencia, como ciudadanos no podemos seguir permitiendo que la paz sea un tema coyuntural o quede al vaivén de las contiendas electorales o a la voluntad de un gobernante. La Paz debe constituirse como una política de Estado que sea asumida por los gobiernos de turno. Por otro lado, la cultura política de nuestro país debe cambiar. Como ciudadanos debemos repensar nuestras prácticas políticas y a través de una ciudadanía activa encontrar valor a nuestras acciones como acudir a las urnas y votar, pero también hacer vigilancia a las promesas de los candidatos, y hacer exigibles las reformas y pasos necesarios para avanzar hacia la transformación de nuestro país.”

IMG_2330

Como dice Jenny, pase lo que pase en las elecciones, son los y las colombianos/as  quienes deben y seguirán trabajando por el cambio en su país. La increíble pasión de los colombianos para el fútbol demuestra la cantidad de dedicación que tienen para su país. Se necesita la energía de todos y todas para que la paz se convierta en una parte normal y duradera de la vida cotidiana, incluyendo la política. El trabajo de Justapaz y otras organizaciones sociales para cambiar esta cultura política y la imaginación continuará el lunes, sea cual fuere el presidente. Con descansos para ver los partidos de fútbol, por supuesto.

Para escuchar el programa:

Posted in Uncategorized | Tagged , , , , , | Leave a comment

Intersections en Español: Incidencia

Screen Shot 2014-05-27 at 11.50.43 AMNueva traducción de la revista Intersections, primavera 2014Tema: Incidencia Politica

De Nate Howard:

Esta edición de Intersections busca presentar un acercamiento más rico y profundo sobre la incidencia. No podemos pensar la incidencia solo en términos de la participación política en el norte global, sino además en términos de: las comunidades en el sur global que se movilizan para confrontar oficiales locales, regionales y nacionales en sus contextos; la solidaridad entre comunidades y organizaciones del sur global; los grupos Indígenas que aprenden mutuamente de sus desafíos y tribulaciones pos-coloniales; entre otros.

Nosotros sugerimos que este entendimiento más amplio de la incidencia cuestiona de manera constructiva, el supuesto que muchas veces asumimos, que los estados del norte–específicamente los Estados Unidos–han sido los actores políticos principales en la historia y gira el foco de atención hacia la energía y la agencia que existe dentro de comunidades del sur global. Asociados del CCM en el sur global han urgido al CCM a que realice acciones de incidencia política en el Canadá y los Estados Unidos. No obstante, estos mismos asociados típicamente se encuentran inmersos también en comunidades que se movilizan activamente a nivel local para incidir por el cambio.

Spanish Intersections Vol 2 No 2 Primavera 2014

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La Jornada de Oración y Acción para la paz en Colombia

Foto por Cellia Vasquez

Foto por Cellia Vasquez

English

Por Anna Vogt, CCM Colombia y Justapaz: thellamadiaries.wordpress.com

Cada mañana a las cinco en la comunidad rural de Basurú, ubicada en la costa pacífica de Colombia, un grupo de la iglesia menonita local transmita las actividades del día usando un micrófono conectado con unos parlantes. Aunque la tecnología no es la más recién, la mensaje es muy pertinente. La única manera de llegar en la comunidad es atreves del rio San Juan; acceso a las noticias locales es una manera en que la comunidad puede mantenerse conectada e informada de lo que está pasando en su mundo.

Está semana, las noticas van mucho más allá de solamente el local; se conectan la comunidad con iglesias y organizaciones por toda las américas. Una noticia especial, recordando la comunidad a orar y trabajar por la paz en Colombia, está siendo transmitiendo todas las mañanas en el marco de la Jornada de Oración y Acción por la paz en Colombia.

 

Foto por Cellia Vasquez

Foto por Cellia Vasquez

Cada año, iglesias y organizaciones sociales en Canadá, los Estado Unidos y en Colombia se unan para reflexionar y trabajar por la paz en Colombia. Tradicionalmente, se usan el domingo para reflexionar sobre Colombia y los lazos globales que nos conectan. El lunes, hacen acciones de incidencia policía, basado en su reflexión el domingo.

Este ejercicio es confesión, exhortación, solidaridad y liderazgo. El tema para 2014, ¡Adelante por la paz en Colombia! expresa la necesidad de seguir los pasos de los y las colombianos y colombianas y caminar el sendero del cambio, tomando como ejemplo los que actúen y exigen paz con justicia en cada rincón del país.

Para los de Canadá y los Estados Unidos, la jornada es una oportunidad de luchar con las realidades históricas y presentes: Plan Colombia de los EEUU ya ha brindado el gobierno colombiano $6.7 mil millones de dólares en ayuda militar desde 2000, en comparación con las $.26 mil millones de ayuda en desarrollo durante el mismo tiempo. La ayuda militar ha financiado violaciones de derechos humanos como el escándalo de los falsos positivos. Empresas mineras canadienses, quienes reciben apoyo financiaría del gobierno canadiense, participan en la desestabilización y el desplazamiento dondequiera que se encuentren.

IMG_0651
Momento por la Paz en la Iglesia Menonita de Teusaquillo en el centro de Bogotá es un espacio donde los participantes, una mezcla de personas en una condición de desplazamiento y residentes locales de la cuidad, se unan cada semana para reflexionar sobre temas del contexto local y su fe. Esta semana, participantes están pegando huellas de pies decorados con sus deseos por paz en un mapa de Colombia. Cada huella representa un paso actual adelante por el cambio activo, en cada región.

Las comunidades y los individuos hacen acciones de construcción de paz todos los días, incluyendo, pero no limitado a: pedagogía por la paz, organización comunitaria, proyectos agrícolas alternativos, jóvenes trabajando para resolver situaciones de violencia urbana, incidencia política y mucho más. Aunque cada acción se ve diferente en los partes diferentes de Colombia el hilo conductor es su rechazo de permitir que su humanidad sea destruida por la fealdad de la guerra.
IMG_0657

El lunes, entonces, es un día de acción, una oportunidad de tomar nuevos pasos juntos y juntas. En los EEUU este incluye la firma de una carta dirigida al presidente Obama, pidiéndole su apoyo continuo para el proceso de paz. Aunque no hay una pedida tan específica en Canadá, se puede empezar con la campaña Abierto para la Justica, que promueva la responsabilidad social empresarial. En Colombia, las iglesias y organizaciones sociales entregarán una carta a los candidatos presidenciales pidiendo su apoya al proceso de paz. Nuestra esperanza es que estas acciones sean solamente el inicio de la formación de una relación nueva de apoyo mutuo, en reconocimiento de los lazos globales que compartimos.

¿Te unirás a las comunidades de Basurú y Teusaquillo y a los colombianos de todas las regiones distintivas de su país, en oración y acción por la paz?

Un recurso hermoso con oraciones, reflexiones y una presentación en powerpoint que examina perspectivas de paz está disponible en línea para el uso de las iglesias o individuos. Incluso si tu iglesia decide a no participar, el material es adecuado para la reflexión individual en cualquier época del año.

Tal vez los líderes de tu comunidad no están transmitiendo la necesidad de la paz a las 5 am, pero eso no significa que tu no puedes participar, siguiendo el ritmo único de tu comunidad y contexto local.

Foto 1 Fuente Anna Vogt

Posted in Uncategorized | Leave a comment

¡Adelante! Por la Paz en Colombia

SONY DSC

English

Por Rebekah Sears, Educadora y Analista de Incidencia Política con CCM Colombia

Ha llegado el tiempo del año para celebrar las Jornadas de Oración y Acción por la paz en Colombia (DOPA en inglés). Del 4 a 7 de abril las iglesias, organizaciones, comunidades e individuos en los EE.UU, Canadá, Colombia, y otros partes del mundo estarán orando y haciendo acciones de solidaridad con nuestros hermanos y hermanas en Colombia.
En 2012, el gobierno colombiano y las FARC, el grupo guerrillero más grande en el país, se sentaron para negociaciones oficiales por la paz, buscando el fin para más de 50 años del conflicto armado en este país.

Estamos en 2014 y siguen las negociaciones, con unos éxitos y acuerdos en la mesa. Ya que este proceso continua, todavía estamos orando por los negociadores y negociadoras en la mesa y por el país entero. También haciendo actos de incidencia política, estamos proclamando la necesidad tener políticas que reflejen paz y justicia; pero, a la vez estamos orando y apoyando iniciativas de paz a nivel comunitario, estamos en solidaridad con las comunidades, con la esperanza de que la paz y la justicia sea una realidad en el suelo y en las vidas de todos los colombianos y todas las colombianas, en vez de ser solo una paz simbólica.

¿Cómo podríamos apoyar y ayudar a promover la paz en Colombia? Aquí hay dos recursos para alabanza, oración y acción:
• Alabanza y Oración: http://washingtonmemo.files.wordpress.com/2014/03/dopaworship2014.pdf
• Acción: http://washingtonmemo.files.wordpress.com/2014/03/actionpacket2014.pdf
• Recuerda el contexto actual de Colombia en sus cultos e iglesias y permanezca en solidaridad, apoyando políticas y acciones que apoyen la paz, el desarrollo y la reconstrucción del país, y estén en contra de políticas y acciones que podrían causar que la guerra continúe- conozcan a dónde va la ayuda internacional de su país.
• Aprendan más de la situación actual en Colombia y entiendan el rol potencial de su gobierno en Colombia y las maneras posibles en que su país podría promover la paz en los niveles internacionales, nacionales y en las comunidades.
• Pidan a su gobierno, ya sea de Colombia u otro país, que hagan acciones que apoyen la paz y la justicia: escriban cartas, hablen públicamente, animen a la gente y actúen.

No llega fácilmente la paz con justicia. No es solo la firma de un acuerdo de paz. La paz con justicia gasta años de trabajo duro en el nivel comunitario. Para las Jornadas de Oración y Acción 2014, y también para los meses y años que vienen, estamos pensando y orando en el trabajo por la paz y la justicia, de las iglesias, organizaciones e individuos en todas partes del país, en varios contextos y situaciones.

Movimientos por la Paz y Justicia en la Costa Atlántica
Este año junten con nosotros, oraciones y apoyo para las comunidades de la región de los Montes de María en la Costa Atlántica de Colombia. En los 1990s y 2000s fueron muchas masacres en varias comunidades y miles de desplazamientos forzados. Todavía muchas comunidades se están recuperando, con muchos obstáculos. Hoy en día, hay muchos líderes comunitarios en la región que están muy involucrados con las iglesias locales, están recibiendo amenazas y viviendo situaciones de violencia e intimidación por su participación en movimientos pacíficos de incidencia política, para que el gobierno cumpla sus promesas de reconstrucción y restitución de tierras. Apoyemos estas comunidades e individuos en su trabajo para que se afirmen en sus convicciones de buscar la paz con justicia en maneras no violentas.

Choco: Construcción de Paz con la promoción de seguridad alimentaria
También recordemos las comunidades a lado del rio San Juan en Chocó, por la Costa Pacífica de Colombia. Es una región rica en recursos naturales, pero desafortunadamente también es una región donde hay mucha producción de coca, y por eso muchas veces las comunidades están en la mitad de varios conflictos de grupos armados. Como una respuesta de la violencia en la región, el sector social de la iglesia local de los hermanos menonitas, empezó un proyecto agrícola para ayudar a familias y comunidades a encontrar alternativas a la producción de coca, para que huyan de las amenazas que vienen con este tipo de trabajo y sostengan sus familias con la producción de comida lícita.

Hoy en día la violencia en la región sigue y hay muchos retos con el proyecto agrícola, que incluye una fumigación reciente de cosechas de arroz y fruta por los intereses del gobierno de Colombia de eliminar la coca en la región. Mucho de los fondos para estas acciones e intereses, son del gobierno de EE.UU, por el programa Plan Colombia, un programa de mil millones dólares para 10 años, donde un 70% de los fondos fueron para el ejército. Apoyemos las comunidades e iglesias para que ellos permanezcan fuertes en sus principios y continúen su trabajo de llevar paz y seguridad alimentaria en sus comunidades.

El Futuro: Centros Urbanos

Finalmente, recordemos en nuestras oraciones, las Iglesias y organizaciones en los centros urbanos de Colombia, trabajando al lado de niños y niñas, jóvenes y familias, que muchas veces están en situaciones de peligro o incertidumbre. En áreas marginales en: Cali, Medellín, Barranquilla, Bogotá y Soacha, no hay muchas opciones para los jóvenes, y frecuentemente parece que pandillas o grupos armados son las únicas opciones de sobrevivir. En estas áreas muchas iglesias y organizaciones sociales están llegando a los niños y niñas, les mostrando amor y animando en sus habilidades, enseñándoles principios como amor, paz y justicia, y también creyendo que ellos son el futuro de Colombia. Oremos y apoyemos los proyectos que buscan la transformación de las comunidades a través de los niños, niñas y jóvenes.

Hay mucha esperanza en el valor de quienes están trabajando por la paz y la justicia- oremos y apoyemos estos intentos y sigamos y adelante por la paz en toda Colombia.

Leer Más
Hora de Escuchar: Tendencias en Asistencia de Seguridad de los EE.UU. hacia América Latina y el Caribe,” Latin American Working Group.

Sears, Rebekah and Adrienne Wiebe, “Policía Colombiana destruya los cultivos de un proyecto de CCM y las Iglesias,” CCM América Latina blog de incidencia política.

Vogt, Anna. “Una carta desde la Cárcel Colombiana,” CCM América Latina blog.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Construyendo paz sobre una frontera violenta

Foto por Chris Hershberger-Esh

Por Chris Hershberger-Esh, CCM America Latina.

50 personas exhaustas que parecían migrantes,  siendo la mayoría de ellos hombres, formaron un círculo en el área de comida donde la iniciativa Kino maneja un comedor de beneficencia en Nogales, México. Una mujer que contaba con un trasfondo en pedagogía empezó a contar y separar el grupo en dos equipos y explicaba el juego. Cada equipo debía pasarle la pelota de tenis a sus compañeros alrededor del círculo en el tiempo más rápido posible. Quien completara la vuelta con la pelota primero anotaba un punto.

Al principio ellos siguieron el juego, más solo unas cuantas personas parecían genuinamente interesadas. Tras unas cuantas rondas, casi todos los adultos en el salón gritaban y reían animosamente para apoyar a sus compañeros de equipo. El lugar no cabía de energía.

Para estos hombres, quienes muchos de ellos ya habían pasado por el mismísimo infierno – deportación, días en un hostil desierto, o un largo y peligroso camino por México- esto representaba un momento único donde podían relajarse y hasta reír. Me senté atrás, maravillado por la transformación que apenas presencié, acompañado por otro puño de líderes de CCM quienes estaban de visita ese día.

Nogales, Mexico, es una ciudad con una población que va sobre 200,000, separada de Nogales Arizona por una intimidante pared de metal para alejar a los migrantes que van hacia los Estados Unidos. Si se camina lo suficiente por el desierto, eventualmente la pared se va terminando, lo que llama a muchos migrantes a tomar ese camino cuando van hacia el Norte. Nogales es también el mismo lugar donde muchos deportados son traídos de vuelta por la policía de la frontera de Estados unidos, usualmente muy tarde por la noche.

Hay una fuerza masiva estructural que crea una dinámica de tira y jala en la migración que violentos policías intentan  mitigar. Eso es muy visible aquí en Nogales, Sin embargo, también son visibles los destellos con esperanza de individuos y organizaciones que están construyendo paz en estas comunidades fronterizas a través de la plantación de jardines, educando niños y adultos,  cuidando a los migrantes y organizando a trabajadores de maquilas.

Los líderes de los programas de CCM en México y Estados Unidos se reunieron aquí en Nogales a principios de este mes para tratar este tema en colaboración con la frontera de Estados Unidos. Los participantes representaban media docena de CCM y oficinas de asociados de ambos lados de la frontera  que se juntaron bajo la convicción de que la migración es un punto que debe ser tratado multilateralmente.

La reunión tomó lugar en el Hogar de Paz y Esperanza (HEPAC), un asociado de CCM México que trabaja con mujeres y niños en Nogales proveyendo alimentación, educación y proyectos microeconómicos alternativos, entre otras cosas. Con un pequeño más comprometido equipo, lograron tener un impacto significativo en la comunidad.

CCM originalmente reunió a la iniciativa de construcción de paz en las fronteras hace tres años para comenzar este trabajo, pero un gran número de nuevas caras fueron apareciendo en el consejo desde entonces. Aparte de HEPAC, hubo participantes de CCM México, CCM Latinoamérica, CCM de la costa oeste, CCM EEUU y Menonita Shalom en Tucson, Arizona.

Los participantes visitaron un refugio para mujeres migrantes en Nogales, donde escucharon las historias de tres mujeres, dos de ellas quienes recientemente fueron deportadas y una que estaba por hacer su primer intento. Una de las mujeres tenía a sus hijos y a su esposo viviendo en Arizona con los que intentaba reunirse. Otra mujer tenía hijos en Honduras quienes necesitaban recursos para vivir.

Camino al refugio de mujeres, los participantes visitaron el lugar donde José Antonio Elena Rodríguez, de 16 años, fue asesinado con 8 tiros en tierra mexicana por la Policía de la frontera de Estados Unidos. La patrulla de frontera alega que él estaba tirando piedras, pero aún ese detalle está en disputa. Los 10 de abril, HEPAC organiza una vigilia en su memoria.

La iniciativa está discutiendo planes tempranos para expandir una campaña de incidencia con respecto a este asunto, Pedirle a la patrulla de frontera que dé una disculpa pública y que cambie sus policías internos, de manera que eventos similares no vuelvan a suceder (y prevenir otros menos serios –pero más frecuentes- abusos a los migrantes). Este proyecto no trata de satanizar a los agentes individuales, más trata de nombrar la violencia institucional de la agencia como un todo.

El grupo también discutió sobre el envolvimiento de CCM Guatemala en trabajos futuros en la frontera de Guatemala/México. Los migrantes que  vienen de Guatemala, Honduras y El salvador deben primero cruzar por esa frontera antes de hacer el largo y peligroso viaje a la frontera con los Estados Unidos. Con trabajadores de CCM México en el sur, centro y noroeste del país, los nuevos representantes de país buscan nuevas formas para apoyar a los migrantes centroamericanos en su viaje a través de México.

Juntos, La iniciativa de Construcción de paz en las fronteras espera expandir su trabajo en educación, incidencia, servicios directos y mutua colaboración. Cada una de las oficinas representadas de CCM está trabajando en asuntos de Migración por su propia parte, pero se mueven hacia adelante en conjunto bajo la convicción de que nuestros esfuerzos se volverán más fuertes juntos.

Cuatro años después de que se pensara la idea de la iniciativa, parece seguro llevar este trabajo a un nivel mayor. Con tantos participantes nuevos en el consejo, hubo un nuevo sentimiento de energía y esperanza, a pesar de los inmensos obstáculos.

Retornamos a nuestras oficinas en Ciudad de México, Tucson, Chihuahua, Goshen, Fresno y Nogales con nuestras grandes listas de cosas por hacer. Dentro de la región fronteriza esperamos hacer crecer esta iniciativa y expandir el apoyo de CCM entre fronteras con educación, políticas justas, y cuidado a los migrantes.

 

 

 

 

Posted in Uncategorized | Tagged , , , , | Leave a comment