Amistades no muy probables

Por Adrienne Wiebe, CCM América Latina

Escrito por el del 10 de marzo del cuaresma 2013, Lucas 15: 1-3, 11-32. Publicado originalmente en: http://mccottawa.ca/march-10-2013-fourth-sunday-lent

Anne y Olivia * se sientaron en la sombra detrás de un edificio de bloque, tomando bebidas en el calor de 40 grados C. Con lágrimas por sus mejillas, Olivia lamenta la trágica muerte de su hijo, José, de 16 años de edad. El adolescente se ahogan en un lago mientras nadaba con sus amigos. José había sido aprendiz como mecánico, y Olivia era tan orgullosa y optimista para su futuro. Ella esperaba sería capaz de ayudarla a mantener su otro hijo, Pedro de 12 años de edad, que tiene Síndrome de Down.

Anne vino a visitarla  y compartir con ella el dolor. Olivia es un migrante indocumentado de Nicaragua y una exprostituta que ahora maneja un bar en México. Anne es una trabajadora de CCM, con estudios universitarios, de una familia de clase media en Canadá. Ambos son los hijos amados de Dios. Y ambos tienen más en común que tienen diferencias.

Mi amiga, Mayra Dominguez, tiene un pequeño restaurante al lado de la carretera  en el sur de México. Ella se hace amiga e intenta apoyar a las mujeres migrantes atrapadas en el comercio sexual en los bares cercanos. En una carta reciente, describió su experiencia con una de estas mujeres:

“¿Por qué come Jesús con los publicanos y “pecadores”? (LC 15, 1-3) Entiendo que este pasaje de la Biblia de manera diferente después de aquella noche de conversación con esta mujer. Yo entiendo que Jesús fue un gran compañero y amigo de los pecadores. Él no pasó su tiempo de juzgar lo bueno y lo malo, más bien, Jesús se centra en la vida.”

“Esto me dejó con una enseñanza importante: aprender a escuchar sin juzgar, sin sentir que soy mejor que esta mujer. Porque esto es amor verdadero, que nos aman tal como somos. Esa noche yo deseaba ir delante de mi iglesia a decirles que debemos amar como Jesús; que estamos llamados a dejar a un lado la moralidad y la religiosidad. Tenemos que aprender a vivir una vida sin temor a ser criticados porque estamos con personas de dudosa reputación.”
“Esa noche me sentí feliz de que una mujer que trabajó como prostituta me trajo a Jesús. Las prostitutas son hijas del mismo Creador y necesitan amor, no más rechazo ni condenación, ni que creemos que somos mejores que ellas, porque somos todos, de alguna manera, “pecadoreres.”

“En las parábolas que Jesús dice en respuesta a la pregunta de los fariseos en Lucas 15, incluyendo la conocida parábola del hijo perdido (pródigo), se nos recuerda la preocupación de Dios para aquellos que están “perdidos” y el gozo de Dios cuando son “encontrados”.
Durante este tiempo cuaresmal, recordemos que somos todos, de alguna manera, “muerto” pero podemos volver a la vida atravez del amor de Dios (LC 15:32), y que podemos experimentar esto a través del amor sin prejuicios que compartimos entre nosotros.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s