Esta semana pasada Blanca, una participante de Iglesias por la Paz falleció. Su compañera escribió algunas palabras en su memoria.

Una madre activista: Blanca Regina Guzmán Jara de Villanueva
(In memoria)

Deyssy Jael de la Luz García
Centro de Estudios Ecuménicos/Iglesias por la Paz

La conocí en la rueda de prensa que dio a conocer el itinerario de la Caravana por la Paz USA, en el Museo “Memoria y Tolerancia”. Estaba como siempre, al lado su esposo Juan Villanueva. Junto a ese matrimonio, su inquieta e inteligente hija, María, pronto los Villanueva Guzmán fueron mis mentores para comprender más el caminar del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MpJD). Blanca fue muy querida por el Movimiento, por su disponibilidad, amor, prudencia y compromiso hasta el fin con cada causa y acto que diera razón de los casos de padres y madres que buscan a sus hijas e hijos muertos o desaparecidos.

Caminé con ella a lo largo de un mes en la Caravana por la Paz en USA, pues ambas fuimos parte de la Comisión Ecuménica y representantes de Iglesias por la Paz en suelo americano. Blanca siempre tuvo las palabras y la actitud adecuada para cada uno de los integrantes de la Caravana: desde los familiares de víctimas hasta lo anfitriones que nos abrieron amorosa y calurosamente su iglesia, hogar y espacio.

Recientemente nuestra convivencia se debió a su participación en el libro que estamos por publicar, Las Caravanas del MpJD: Itinerarios de una espiritualidad en resistencia. Blanca escribió un texto hermoso en el cual se describe como persona de mucha fe, ama de casa, quien hizo suyo el dolor ajeno. Entre las cosas que expresó sobre su primera caminata en el Movimiento, que fue de Cuernavaca al Zócalo del DF. declaró que:

Nos pusimos en marcha y conforme avanzamos se nos unían más y más personas; todos coincidíamos en estar hartos del clima de violencia que nos desgarraba. Caminábamos en silencio y mientras tanto reflexionaba en cada paso que daba de lo afortunada que me sentía porque iba de la mano de mi esposo y de mis hijos. A mi lado muchas mujeres que caminaban con las fotos de sus maridos o de sus hijos desaparecidos: rostros jóvenes como los de mis hijos, rostros de hombres maduros como mi esposo; sólo rostros y nombres plasmados en papel. Esas imágenes pegadas a los pechos de ellas hablaban que tenían el corazón hecho pedazos por no poder abrazarlos o besarlos. Comprendí que de ahora en adelante, su lucha por la justicia sería mi lucha. No sabía cómo;  yo sólo era una mujer, una madre, una esposa que caminaba junto a ellas y ellos. No sabía cómo, pero seguiría y junto a ellas y ellos mientras me permitieran acompañarles. Así comencé mi caminar junto al poeta que es un peregrino, como escribió Machado.

Un primer móvil que la llevó a ser parte del Movimiento fue la violencia en el país donde miles de padres y madres estaban desconsolados por la pérdida de sus hijas e hijos; otro y quizá el más poderoso, fue ver a sus jóvenes hijos decidir a favor de la justicia y tomar las calles para marchar. El no dejarlos solos para que no sufrieran ningún tipo de represalia le llevó junto a su esposo a ir con sus hijos. Del miedo y cuidar a sus hijos, Blanca pasó a la valentía y el coraje para cuidar a apoyar a madres, padres y familiares que desfallecían con voz quebrada y lagrimas cuando tenían que hablar de sus casos. En repetidas veces la vi siendo fuerte, como una columna que sostenía a quienes no aguantaban más la pérdida… nos quedamos con ese recuerdo humano de Blanca, que no se olivará. En repetidas ocasiones, llegó a expresarme que sus hijos decían que su mamá era una activista; ella les respondía que era sólo una madre amorosa que hizo lo que otras madres hubieran hecho si sus familiares estuvieran muertos o desaparecidos.

Blanca también fue una mujer de fe, comprometida con una espiritualidad de resistencia y esperanza. Abierta al ecumenismo, siendo muy católica y guadalupana supo estar con actores religiosos de diversas confesiones. En ningún momento perdió la oportunidad de hablar sobre la causa del movimiento. De su experiencia en la Caravana por la Paz USA, Blanca recordó:

 A lo largo de nuestro camino en la Caravana por la Paz USA, vivimos muy de cerca el espíritu ecuménico. Fueron muchas Iglesias de diferentes denominaciones que nos recibieron en sus templos para que pasáramos la noche, nos alimentaron e incluso, algunos anfitriones, lavaron nuestras ropas, nos llenaron de bendiciones, nos abrazaron y consolaron. Oraron junto a nosotros y caminaron en los diferentes actos públicos acompañándonos, regalándonos rosarios, biblias, veladoras, medallas y comida para el trayecto. Sacerdotes, religiosas, pastores, pastoras, ministros y ministras se solidarizaron con nosotros, prepararon y nos sirvieron comidas calientes, alimentaron nuestros cuerpos y con sus oraciones y plegarias, alimentaron y esperanzaron nuestras almas. Alzaron su voz con nosotros en la exigencia de justicia, apoyando la exigencia de un cambio en la política de guerra contra las drogas en nuestros países, se manifestaron a favor de un control efectivo sobre el tráfico de armas, el lavado de dinero  y dieron su respaldo para una reforma migratoria más humanitaria.

En la última ocasión que coincidimos, al preguntarle cómo quería aparecer en el libro en relación a su trayectoria, a manera de un pequeño curriculum vitae, ella me paso escrito a mano la siguiente descripción:

Blanca Estela Regina Guzmán Jara (Ciudad de México). Es ama de casa y madre de tres hijos. Casada desde hace 33 años. No se asume como activista sino como una mujer que se hermanó con el dolor de un padre al que le asesinaron un hijo. Blanca decidió caminar junto al MpJD en la búsqueda de justicia. Actualmente forma parte de Logística y de la Comisión Ecuménica del MpJD, es la encargada de preparar los alimentos para los diversos eventos. También participa activamente en Iglesias por la Paz.

Blanca, así te recordaremos. Descansa en Paz, muy en paz.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s